0


"Y hoy es el día en que suelto la paloma torcaz, para que vuele llevando el olivo de mi pensamiento convertido en idea y sea conocido por todos los hombres que me han odiado y me odian deseándome la muerte."
Quintín Lame

Esta fratricida guerra  no se detiene de golpearnos, anoche fueron asesinados nuevamente dos de nuestros hermanos; JESÚS ORLANDO GRUESO OBREGÓN y JONATHAN CUNDUMI ANCHINO, en el Municipio de Guapi, Consejo Comunitario del Río Guagui, vereda La Soledad. Sus muertes se suman a la  de otros líderes y lideresas sociales que entran a aumentar las estadísticas de asesinatos a defensores de derechos después de la firma del Acuerdo de Paz entre el gobierno y las FARC.

Uno de los lideres asesinado JESÚS ORLANDO GRUESO OBREGÓN conocido en su región como Cujar, era uno de los líderes más connotado del Guapi y las cuencas de sus ríos, su hermano siendo candidato a la alcaldía para el periodo 2016-2019, fue detenido con falsas acusación y después dejado en libertad. Su familia has sido una ferviente defensora de los derechos humanos y del proceso de paz, ellos jugaron un papel de alta importancia en la campaña por el SÍ donde en Guapi hubo una victoria del SÍ un 98%.

Para el movimiento social y en especial el pueblo negro se pierde la vida de un gran luchador quien hacia parte del Movimiento Étnico y Popular de Pacifico – MOEPP, de CONAFRO, era uno de los responsables de la Coordinadora Nacional de Cultivadores de Coca, Amapola y Marihuana COCCAM, y entre sus planes inmediatos estaba participar como representante de su comunidad a una curul de las Circunscripciones Especiales de Paz.

Como CENPAZ; veedores, impulsores, representantes, consultores e interlocutores de primer orden en la Instancia Especial de Alto Nivel con Pueblos Étnicos que creo los acuerdo de La Habana, alertamos sobre la urgencia de parar el genocidio contra los líderes sociales, populares y comunitarios en Colombia como garantía de construcción de paz  y llamamos a la comunidad internacional, a la CIDH para que haga seguimiento oportuno al Estado Colombiano sobre su  responsabilidad en estas vidas arrebatadas y a los garantes y acompañantes del proceso de implementación a pronunciarse enérgicamente y acompañarnos a exigir al Estado Colombiano a garantizar la vida y la pervivencia en paz y armonía en nuestros territorios.  A poco más de un año de firmamos los acuerdos de La Habana el mensaje de sangre con el que se está cegando la esperanza y el clamor de paz de los colombianos y colombianas pone en grave riesgo esta oportunidad histórica de salir de la oscura fuerza de la guerra.

También Convocamos al movimiento social y en especial a los pueblos y comunidades negras e indígenas a declarar estado de emergencia de derechos humanos y encontrarnos para dialogar sobre el futuro de nuestros pueblos y comunidades y del país. Plantear estrategias conjuntas que nos ayuden a salir de este profundo foso de sangre y muerte en el que estamos cayendo en el marco de la implementación de los acuerdos de paz, y en presencia del ciego, sordo y mudo estado colombiano.

Es hora de tomar medidas y no permitir que los violentos se sigan llevando las vidas de nuestros hermanos y hermanas uno a uno.

CONVOCAMOS A UNA CUMBRE DE PUEBLOS ÉTNICOS PARA LA DEFENSA DE LA VIDA Y LA PAZ.
¡Por nuestros muertos ni un minuto de silencio, nuestras vidas enteras en lucha!

#QuelaPazNoNosCuesteLaVida
#SinPueblosÉtnicosNoHayPaz
#PorLaPazNiUnPasoAtras




Publicar un comentario Disqus

 
Top