0
  LA PAZ SE CONSTRUYE DESDE LOS TERRITORIOS ¡Y VAMOS A DEFENDERLA! 



Comunidades campesinas, afrodescendientes, indígenas y populares organizadas en la Coordinadora Nacional de Cultivadores de Coca, Amapola y Marihuana - COCCAM, El Movimiento Político y Social Marcha Patriótica, la Asociación Nacional de Zonas de Reserva Campesina – ANZORC, Federación Sindical Unitaria Agropecuaria – FENSUAGRO, la Coordinación Nacional de Pueblos Indígenas - CONPI y la Coordinación Nacional de Organizaciones y Comunidades Afrodescendientes -  CONAFRO seguimos convencidos que la construcción de una paz estable y duradera sólo es posible por medio del diálogo y de la mano de las comunidades. Nuestro empeño y trabajo diario hoy se concentra en el proceso de implementación del “Acuerdo final para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera”, en el que vemos la posibilidad real de cambiar las condiciones que nos han llevado históricamente a la marginalidad, la pobreza extrema y la exclusión política.

La implementación de este acuerdo contempla el diseño de planes y programas de desarrollo con enfoque territorial que permitirán a 10 años condiciones más equitativas para el campo colombiano, la apertura democrática y la inclusión de los sectores históricamente excluidos por medio de la ejecución de las medidas del punto dos (2) “Participación política: apertura democrática para construir la paz”, las garantías otorgadas por el sistema integral de verdad, justicia, reparación y garantías de no repetición y la solución efectiva de la problemática social cocalera.

Sin embargo, las conquistas sociales y democráticas que se lograron en el Acuerdo están bajo amenaza permanente. Sectores de la clase dirigente se empeñan en atacar, dilatar y entorpecer el proceso de implementación, para imponer un plan de re-negociación en el congreso y anular el potencial transformador que contienen los Acuerdos.  

Lo anterior se constata en los incumplimientos constantes y la lentitud en el proceso de implementación normativa y territorial por parte de las instituciones y poderes del Estado (ejecutivo, legislativo y judicial), el gobierno nacional y algunos sectores políticos. Además, no existen avances significativos en las garantías de seguridad para las comunidades y los líderes sociales en los territorios; el gobierno nacional incumple los acuerdos de sustitución voluntaria de cultivos de uso ilícito e impone la erradicación violenta; y continúa la violación de los derechos humanos y los asesinatos de líderes sociales, especialmente por grupos paramilitares y miembros de la fuerza pública.

Por lo anterior,  anunciamos al país y convocamos a las comunidades campesinas, afrodescendientes, indígenas, urbanas, estudiantiles, a la juventud, a la comunidad LGTBI, a los sectores sociales, políticos y democráticos, y a todas nuestras organizaciones sociales y procesos organizativos a un PARO NACIONAL INDEFINIDO A PARTIR DEL 23 DE OCTUBRE DE 2017 para exigirle al Gobierno nacional y a los gobiernos departamentales:

  1. Implementación normativa y territorial del Acuerdo de Paz de La Habana
  2. Reclamar las reivindicaciones locales-territoriales y el cumplimiento de los acuerdos pactados anteriormente con los gobiernos locales y/o nacional
  3. Exigir las garantías de seguridad para el ejercicio de la política y la protesta social y seguridad para las comunidades rurales.

Adicionalmente, rechazamos y denunciamos ante la comunidad nacional e internacional los planes de señalamiento, estigmatización y falsos positivos judiciales que se adelanten por parte de las fuerzas militares y el Gobierno Nacional hacia las organizaciones que participaremos en el paro nacional, especialmente a la COCCAM.

Por último, queremos hacer énfasis en que el diálogo y la implementación decidida del Acuerdo de Paz, es el mejor camino para tramitar y solucionar lo expuesto anteriormente y evitar hechos lamentables como los que ocurrieron en Antioquia, Cauca, Meta, Arauca, Putumayo, Córdoba, Norte de Santander, Guaviare y las masacres de Tumaco en las últimas semanas.


De acuerdo a lo anterior, exigimos reactivar la Mesa Nacional Agropecuaria y Popular de  Interlocución y Acuerdo - MIA y conformar y/o retomar las Mesas de Interlocución y Acuerdo Departamentales, con el propósito de que estos sean los espacios para tramitar el Pliego de peticiones que será presentado al gobierno nacional y retomando la discusión del pliego presentado en el 2013.
Siguiente
Estás en la publicación más reciente.
Previous
Entrada antigua

Publicar un comentario Disqus

 
Top