0
Continuamos la lucha contra las imposiciones sistemáticas del amo blanco

“Nosotras creemos que la política de la sexualidad bajo el sistema patriarcal se adueña de las vidas de las mujeres Negras tanto como la política de clase y raza. También encontramos difícil separar la opresión racial de la clasista y de la sexual porque en nuestras vidas las tres son una experiencia simultánea. Sabemos que no existe tal cosa como la opresión racial-sexual que no sea solamente racial o solamente sexual; por ejemplo, la historia de la violación de Negras por hombres blancos como un arma de la represión política.


Aunque somos feministas y lesbianas, sentimos solidaridad con los hombres Negros progresistas y no defendemos el proceso de fraccionamiento que exigen las mujeres blancas separatistas. Nuestra situación como gente Negra requiere que tengamos una solidaridad por el hecho de ser de la misma raza, la cual las mujeres blancas por supuesto no necesitan tener con los hombres blancos, a menos que sea su solidaridad negativa como opresores raciales. Luchamos juntas con los hombres Negros contra el racismo, mientras también luchamos con hombres Negros sobre el sexismo.”
Manifiesto Colectiva del Río Combahee

Somos mujeres negras afrodescendientes colombianas, activistas, militantes, antipatriarcales y antirracistas que pertenecemos a diferentes colectivos y organizaciones a nivel nacional, con los cuales buscamos la protección, la defensa y el cuidado de la vida de nuestros pueblos y por ende de las mujeres negras. Desde este lugar nos permitimos hacerles partícipe de la denuncia pública en contra del señor Gabino Hernández Palomino, militante, líder y abogado afrocolombiano, quien se ha destacado por sus luchas en favor de la defensa de los derechos étnico-territoriales del pueblo negro en Colombia, además de haber ocupado diferentes cargos públicos en el departamento del Cauca.

El señor Hernández ha sido denunciado por una de nuestras hermanas negras militantes, por el cargo de “acceso carnal o acto sexual en persona puesta en incapacidad de resistir”. Lo que nos pone en alerta máxima, pues la denuncia contempla que Hernández usó artimañas deshonestas y perversas para concretar sus violentas pretensiones. Esto demuestra que el acto ya estaba premeditado por este sujeto, y que probablemente no es la primera vez que agrede a mujeres con fines sexuales abusivos, gozando de la impunidad que hasta ahora le ha dado el sistema patriarcal y heterosexista.

Condenamos que algunos compañeros se crean con el derecho de pasar por encima de nosotras adueñándose de nuestros cuerpos y violentándonos, siendo en ocasiones justificados y respaldados por algunos miembros de las organizaciones a las que pertenecen. No podemos permitir que el patriarcado impuesto en la historia colonial se reproduzca en algunas organizaciones y siga operando en nuestras apuestas colectivas.

Reiteramos nuestro firme llamado al entendimiento de que los sistemas de opresión racista, capitalista, patriarcal y heterosexista no actúan solos, sino de forma imbricada, por lo que nuestras apuestas políticas deben apuntar al derrocamiento de estas opresiones y su imbricación sistemática. En la misma corriente, hacemos un llamado a la comunidad negra/afrodescendiente, especialmente a activistas miembrxs de nuestras organizaciones a combatir desde adentro de manera radical todo acto patriarcal, clasista, heterosexista, colonialista, capitalista y racista que ocurra.

Rechazamos de manera vehemente todo acto violento, de sometimiento, acoso, abuso, manipulación y de agresión que atente contra la integridad de las mujeres negras, así como de las mujeres que estén en lugares diferentes a los hoy hegemónicos. Así como exhortamos a las organizaciones antirracistas y a la sociedad en general para que la violencia sexual sea denunciada y rechazada tajantemente, así como a acabar con la práctica revictimizante que tiende a condenar a las mujeres violentadas y sobrevivientes. Se hace urgente reconocer y comprender que la responsabilidad de los actos de violencia sexual jamás será de las víctimas, sino de los agresores que se valen del privilegio patriarcal para lograr en muchas ocasiones ser excusados y justificados ante sus violencias.

Adicionalmente, queremos insistir en que justificar la violencia contra las mujeres y ser cómplices mediante el silencio de estas acciones, hace incoherentes nuestras luchas y nuestro accionar político.

Es por esta razón que invitamos a las y los compañeros del movimiento a dar un debate, tanto interno como público sobre las prácticas patriarcales, principalmente aquellas que refieren a acoso y violencia sexual y sus efectos en las comunidades negras. Le recordamos a nuestras hermanas militantes que es indispensable romper con las prácticas de silencio y sumisión que la historia colonial quiere asignarnos.

A nuestros hermanos negros/afrodescendientes y a la sociedad en general, les recordamos que históricamente las mujeres negras hemos aportado y participado activamente en los procesos de emancipación colectiva y de lucha por la defensa del territorio ancestral; pero también hemos tenido que luchar en contra de las violencias perpetradas dentro del sistema patriarcal impuesto por el hombre blanco contra nuestros cuerpos, mentes y ser colectivo. Primero fuimos abusadas, sobre-explotadas y violadas sexualmente por el amo y ahora, por la herencia colonial y la imposición del patriarcado en nuestras sociedades, vivimos amenazadas por la hipersexualización violenta de nuestros cuerpos, que cada vez más sostiene a la violencia sexual como estrategia para coartar nuestras realidades y experiencias.

No podemos permitir que la violencia sexual se repita en nuestras organizaciones propias, contra esto debemos luchar a toda costa. A nuestros hermanos les decimos que no vamos a callar y que creemos en sus capacidades políticas para entender que luchar contra la imposición del amo, es luchar contra la crueldad del sexismo y la violencia sexual en nuestra historia presente. Compañeros Afros/Negros es imperativo no traicionar la propuesta política emancipatoria desesclavizante y descolonizante que tenemos en nuestro legado de lucha contrahegemónica.

De acuerdo a lo denunciado, exigimos:

- Que se reconozcan las violaciones y cualquier tipo de violencia sexual contra las mujeres como una herencia colonial que los hombres negros deben desaprender para lograr emancipaciones reales.

- Que la organización a la que pertenece el señor Gabino, problematice su actuación, las consecuencias y agravantes que trae esto tanto para la organización como para la comunidad negra/afro. Además, se cuestione y tome una decisión radical respecto a los actos de violencia sexual ejercidos por algunos de sus miembros.

- Que las organizaciones discutan todo acto de abuso/violencia ejercido no sólo contra las mujeres al interior del proceso organizativo sino a la comunidad negra/afro y en general. Del mismo modo que dichas organizaciones construyan rutas de atención a mujeres víctima de violencia sexual y que desde la justicia propia afrodescendiente se lleven a cabo acciones efectivas para erradicar las violencias sexistas y garantizar que no vuelvan a suceder.

Firman:
«MUJERES NEGRAS MILITANTES AFROFEMINISTAS AFRODIASPÓRICAS»


Comunicado de una mujer negra víctima de agresión sexual en el pasado, en solidaridad con la denuncia en curso de violación sexual en contra de señor GABINO HERNÁNDEZ, problematizando las actuaciones recurrentes de los hombres y mujeres del movimiento afro respecto a la violencia sexual.

A MÍ TAMPOCO ME CREYERON: de como el reciente caso de abuso y violencia sexual al interior del movimiento afro refleja la existencia de un pacto de encubrimiento y negación, que en vez de proteger destruye.

Por: Natalia Ocoró

Estudiante de Maestría en Antropologia de la Universidad Iberoamericana de México

Cuando fui abusada tampoco nadie me creyó... La organización de la que hacía parte acuerpó al agresor, lo protegió y dijeron que yo estaba loca... El perito psiquiátrico me declaró incapaz, aunque hoy hago una maestría en el exterior... Huí del país donde nací porque ya no pude sobrevivir la ola de revitimización (básicamente fui yo, y no el abusador quien fue condenada al exilio y el ostracismo) y que todas las personas olvidaran todo con tanta facilidad mientras yo pasaba por esa misma trocha todos los días durante tres años... Denuncié y como el resto de las denuncias que se hicieron en ese año, la denuncia fue archivada.... Básicamente porque las victimas pueden tardar 48 horas, 4.380 horas o nunca para "reaccionar" después del trauma, o porque simplemente el fiscal de la unidad de víctimas de violencia sexual (caivas) es cambiado cada dos meses y no hay una continuidad en el caso... Como no pude "hacer que se hiciera justicia" en la instancia legal estatal, acudí a muchas personas organizadas del pueblo negro las cuales subestimaron y ridiculizaron mi denuncia, pero además siguieron cooperando con ellos cuando propuse un veto político... Dijeron desde que no debía estar ahí hasta que tenía una relación con el sujeto... Esta organización, misma que no me creyó y celebró el archivo de mi caso, sigue "defendiendo los derechos humanos"... Luego de ahí han adelantado innumerables actividades y eventos para hablar de la mujer afro... Obvio, es más fácil eso que cuestionar sus privilegios... También dijeron que lo que yo quería era destruir su organización y sacaron la campaña "somos lo que hacemos" porque obvio el opresor va a seguir defendiéndose: Él y todas las personas que, con su silencio, se vuelven cómplices.

Desde esos días hice muchos planes para acabar con mi vida, pero aquí estoy"

Hasta el día de hoy nadie pudo hacer justicia por mi.... Así que por mi historia, por la tuya y por la de todas las sobrevivientes 
#YOSITECREO Y no me importa que tu caso sea archivado como el mío.

Las estructuras del patriarcado evidentemente no harán justicia con nosotras... Las organizaciones se defenderán porque lo único que les importa es defender su nombre, proteger al abusador y sus recursos... Y hasta se victimizarán... Cuando lo único que esperamos es que alguien nos crea y contribuyan a hacer justicia para nosotras.

Estoy llena de profundo amor y no de odio como todas las personas piensan, para abrazarte y decirte que además de creerte, estaré contigo y haré lo que nadie hizo por mi... Pues ahora, nuestro dolor valdrá en la medida que evitemos que otras mujeres seamos revictimizadas como tú o como yo y que otro tanto, sean abusadas. Para que las que vengan atrás puedan SER y no tengan que ser valientes, para que cuando nadie les crea, y nadie haga nada por ellas, para que cuando el agresor y sus cómplices tengan más apoyo, tú y yo, y nosotras, estemos ahí... ¡Y ni tú, ni yo, ni nosotras, nunca más volvamos a estar solas! ¡Por todas las que fueron abusadas por ése y otros sujetos a quien todo el mundo quiere encubrir y hoy nos escriben que “gracias por gritar, nosotras no pudimos hacerlo” Hacer justicia para tí es hacer justicia para todas! Nuestro dolor, no será un botín político sino de nosotras mismas...


No te conozco... Y donde quiera que estés, #YoSíTeCreo  

Publicar un comentario Disqus

 
Top