0



COMUNICADO PÚBLICO
 DICIEMBRE  DE 2016


COMBINACIÓN DE LUCHAS CONTRA LA AGRESIÓN DE LOS ENEMIGOS DE LA PAZ

Con la arremetida hacia el movimiento social en Colombia los enemigos de la Paz están demostrando que el camino no es fácil. A pesar que los cambios que se están realizando en el marco de los recientes acuerdos de Paz no afectan la inequidad en la distribución del poder o de la tierra, aunque si ataca la forma delincuencial como se ha obtenido la tierra y sienta las bases para que no se siga acumulando de forma ilegal.

Estos personajes han demostrado que además del plan inicial también hay plan b y c, primero en el espacio democrático se opusieron al plebiscito, luego se les escuchó e incluyeron sus propuestas “las razonables”  y aún continúan perpetuando el ciclo de violencia con los medios de comunicación a su favor -los cómplices del miedo-, pues no ha parado la máquina de muerte y terror que este último año ha encaminado a los hostigamientos, amenazas y asesinatos de líderes sociales y defensores de derechos humanos que asciende a más de 120 personas en lo que va corrido del año en especial a quienes hacen parte de Marcha Patriótica ¿otro genocidio?

Hoy desde la Coordinación Nacional de Organizaciones y Comunidades Afrodescendientes-CONAFRO es importante decirle a las colombianas y colombianos que  desde nuestra plataforma organizativa apoyamos el actual proceso de paz por el que transita el país, porque además de tener la esperanza de reformas estructurales del sistema político, social, cultural, ambiental y económico; es una apuesta por la vida digna de los pueblos negros afrocolombianos, raizales y palenqueros.

Denunciamos la persecución que tiene a nuestros líderes y liderezas indígenas y afrocolombianos especialmente a Luz Mery Panche y Héctor Carabalí Charrupí activistas reconocidos declarados recientemente objetivo del paramilitarismo que según el Estado dice que “no existe”, pero son muchas las personas que en el día a día lo viven.
Hector Carabalí


Luz Mery Panche


Para Luz Mery y Héctor como muchos líderes su acción ha sido siempre apoyar una causa justa, darlo todo por la paz y la construcción de un país mejor para la presente y futuras generaciones, participando como víctimas del conflicto en este país en múltiples escenarios de discusión convencidos que en los acuerdos están las bases organizadas para mañana dejarle a nuestros descendientes una mejor Colombia.

Desaprobamos cualquier forma de intimidación por parte de la oligarquía y los aparatos paraestatales Bacrim y autodefensas que se disponen en el malentendido de su paz a “limpiar a Colombia de cualquier miliciano guerrillero camuflado en la sociedad del fenómeno castro-chavista” ofreciendo dinero por cada una de las personas de su lista, los enemigos de la paz que se encubren hoy en las nuevas bandas que nunca se desmovilizaron y falsos lemas de ”Nuevo País o por una Colombia madre patria, para todos” ofendiendo, usurpando y tergiversando las justas luchas sociales y de nuestros líderes afrodescendientes e indígenas.

Aseguramos que los aumentos de feminicidios no solo son “crímenes pasionales” o “hechos aislados” como lo quieren hacer ver, sino que son síntomas de una sociedad enferma y violenta que ha naturalizado las prácticas de opresión y sevicia sobre niñas y mujeres en general, pero con una alta connotación racista y genocida en niñas y mujeres afrodescendientes e indígenas  convertidas en objetos de guerra, planteadas desde quienes tienen el “poder”, de la acumulación global capitalista que se valen de una justicia a favor de la burguesía blanca y machista.

Exigimos al gobierno la implementación de medidas que garantice el ejercicio de nuestras actividades colectivas, políticas y sociales.

Exigimos la implementación de los acuerdos de la Habana en especial el punto 3 del Fin del Conflicto que cuenta con grandes herramientas para hacerle frente a las acciones criminales contra el movimiento social.

Insistimos en que lograr la paz con justicia social tiene que ser un principio rector de todas las personas que habitamos este país, que lo queremos y estaremos dispuestas a trabajar conjuntamente por conseguirla e incluso con quienes sean detractores de esta propuesta sin vender nuestros principios.

Nos solidarizamos con CONPI, MARCHA PATRIÓTICA, CONGRESO DE LOS PUEBLOS, SINTRAHOSPICLINICAS, CGT, SINTRAEMCALI, PCN ASTRACAVA, ACIS,  MOVICE, JUVENTUD COMUNISTA, AFRODES, ASTRACAL, ASCAL-G, y otras plataformas organizativas en bienestar y reivindicación de los derechos de mujeres, campesinos, sindicalistas, maestros, estudiantes, trabajadores, víctimas del conflicto armado, étnico-culturales, de artistas que han sido perseguidas.

Estamos presentes en los 32 departamentos generando esperanzas de un nuevo país, porque no estamos dispuestos a que suceda un magnicidio como el de la Unión Patriótica, el escenario del post-conflicto no puede ser escenario de revivir la guerra.

Seguimos siendo cimarronas y cimarrones que reivindicamos las luchas que nuestros ancestros dieron por mejores condiciones de vida para los suyos, para todos.

Atentamente,


Coordinación Nacional de organizaciones y comunidades afrodescendientes  CONAFRO - Marcha patriótica.


Publicar un comentario Disqus

 
Top