0
“Los acuerdos hay que defenderlos en las calles, en las fábricas, en las aulas de clase, en la vida cotidiana”  fueron las palabras que dieron la apertura a la jornada cultural de la noche





Nov./03/2016 Por: C.C. Conpi

Los días 30 y 31 de octubre de 2016 atendiendo la Invitación por parte de las FARC-EP, los distintos sectores sociales y populares del departamento del Cauca, las comunidades indígenas, campesinas y afrocolombianas arribaron a los cinco puntos establecidos por las FARC (Pueblo Nuevo - municipio de Caldono; Monte Redondo - municipio de Miranda; Santa Fe - municipio de El Bordo; el Sinaí - municipio de Argelia y la Elvira - municipio de Buenos Aires) para participar de la jornada Nacional de Vigilias por la Paz.

PUEBLO NUEVO – CALDONO

La Jornada inició en el Corregimiento del Pital, donde comuneros de los seis resguardos indígenas del territorio ancestral de SA’TH TAMA KIWE (Municipio de Caldono), el Cabildo indígena de la Universidad del Valle y demás participantes, se concentraron para rendir un homenaje a los compañeros Gersaín Cerón Tombé  y Marco Aurelio Díaz Ulcué, asesinados por las fuerzas del Escuadrón Móvil Antidisturbios durante la Minga Agraria, que tuvo lugar desde el 29 de mayo al 12 de junio de 2016. Desde este punto de concentración se realizó además, una gran marcha con la participación de 1500 personas sobre la vía panamericana hacia el corregimiento de Pescador, exigiendo de esta manera al gobierno nacional la pronta implementación de los acuerdos de la Habana. Acto seguido realizaron una caravana que partió hacia el Resguardo Indígena de Pueblo Nuevo, sitio escogido como Zona Veredal Transitoria Normalización y donde se realizó la  vigilia por la Paz.



Pese a la fuerte tempestad que empañó las espléndidas montañas de las cordilleras, las distintas actividades se desarrollaron satisfactoriamente y con esperanza en los corazones por una pronta Paz estable y duradera. Ya el resguardo indígena de Pueblo Nuevo  había sido escenario de Paz cuando en 1991 aportó su granito de arena siendo el lugar de desarme del Movimiento Armado Quintín Lame, por eso saben perfectamente lo que es un proceso de desarme, desmovilización y reconciliación con los excombatientes.

El Doctor Henry Acosta, facilitador de los diálogos, socializó e hizo un análisis sobre el resultado del plebiscito al tiempo que explicó a los participantes de la vigilia, los acuerdos de la Habana y la urgente necesidad de implementación de los mismos. Por parte de las FARC-EP, fue Marcela González la encargada de dirigir sus palabras y pedir perdón de manera pública por los daños y errores que se cometieron dentro del desarrollo de la guerra a lo largo de estos 52 años, asegurando que fueron daños involuntarios, pero que infortunadamente son daños que están presentes en cualquier guerra. Agradeció además la masiva participación de las distintas organizaciones sociales, comunidades cristianas y de la comunidad en general que demostraron que el anhelo del pueblo es el de una Paz Ya.


Luego de las intervenciones de las autoridades indígenas tradicionales, de las distintas organizaciones indígenas tales como ARISA, MST NIETOS DE MANUEL QUINTIN LAME, de las organizaciones Sociales y distintas iglesias cristianas, se dio inicio a los actos religiosos con una masiva participación de la comunidad quienes habiendo ya comido del tradicional mote de Maíz, pasaron la noche celebrando el acto de reconciliación y petición por la pronta implementación de los acuerdos de Paz.


MIRANDA CAUCA – VEREDA MONTE REDONDO.




Con el mayor y más profundo sentimiento de paz, de quienes han vivido en carne propia la inclemencia de la guerra, comunidades del departamento del Cauca, en especial una delegación de Toribio, encabezada por las organizaciones sociales presentes en el municipio, partieron hacia el municipio de Miranda, vereda de Monte Redondo, donde se desarrolló una de las vigilias en apoyo y respaldo a los acuerdos firmados entre el gobierno nacional y la guerrilla de las FARC-EP. Un espacio de concentración de diferentes organizaciones sociales y religiosas, que contó también con la presencia de guerrilleros y personal de las fuerzas militares de Colombia

El desarrollo del evento tuvo una duración de 2 días y contó con la presencia de más de 3000 personas del Norte del Cauca y del Valle del Cauca. La apertura del  evento estuvo a cargo de la delegación de las FARC-EP, quienes agradecieron la masiva participación de las diferentes comunidades y además ratificaron su posición y trabajo hacia la construcción de una paz estable y duradera para el pueblo colombiano. Acto seguido vinieron las intervenciones de los diferentes sectores sociales y religiosos. En este espacio la Coordinación Nacional de Pueblos Indígenas CONPI tuvo la oportunidad de dar su punto de vista respecto al tema de la Paz, ratificando de esta manera su apoyo a los acuerdos firmados en la Habana y dejando un claro mensaje: “el de la UNIDAD y EMPODERAMIENTO de los acuerdos alcanzados”, porque lo que se está negociando no es ni para el gobierno ni para la guerrilla, es para el pueblo, porque no busca intereses individuales si no colectivos que solucionen las diferentes problemáticas sociales y económicas existente, las cuales son las verdaderas causas de la guerra en nuestro país.


Vale la pena resaltar que las diferentes intervenciones dan muestra de la importancia que tiene este proceso de paz para el desarrollo de Colombia en especial del sector del campo y sus zonas rurales que han sido los lugares más afectados por el conflicto armado. Sus habitantes piden a gritos la pronta implementación de los Acuerdos, porque están cansados de que sean los mismos hijos de la clase más olvidada del país la que ponga los muertos

“Los acuerdos hay que defenderlos en las calles, en las fábricas, en las aulas de clase, en la vida cotidiana” fueron las palabras que dieron la apertura a la jornada cultural de la noche, en donde las diferentes congregaciones religiosas en medio de cantos y alabanzas oraron para que en nuestro país se pueda vivir lo más pronto posible en paz y reconciliación. Los diferentes líderes religiosos agradecieron además la invitación que hicieron las FARC-EP y pidieron que no sea ni la primero ni la última invitación a estos importantes eventos sociales y espirituales los cuales aportan significativamente a la construcción de la paz. Entre cantos de alabanzas y peticiones al Dios todopoderoso, transcurrió la noche en su Vigilia Para la Paz


En la mañana siguiente se desarrollaron encuentros deportivos y recreativos hasta el mediodía y luego de un delicioso almuerzo comunitario se dio el cierre del evento. Las diferentes delegaciones partieron hacia sus sitios de origen aún más convencidos de que la paz es una realidad y que depende de todos los colombianos para que haya una pronta implementación de los acuerdos.

Publicar un comentario Disqus

 
Top